POSGRADO EN ANTROPOLOGÍA FÍSICA

LGAC
Línea de Especialización
Profesores de tiempo completo adscritos a la línea
Cuerpo, forma y movimiento
Cuerpo y poder
Cuerpo, antropología física y evolución

 

INTRODUCCIÓN

El tema central de esta área temática es el cuerpo, al que tradicionalmente se le ha visto como la expresión material de los procesos biológicos y sociales que lo originan.

En una propuesta más comprehensiva, se concibe al cuerpo como campo de análisis en el que se harán confluir distintas miradas, dando cuenta de su paso entre la naturaleza, la historia, la sociedad y la cultura.

Alrededor de los conceptos de Cuerpo, Cultura y Sociedad, los integrantes de esta línea de investigación se han dado a la tarea de reformular críticamente los postulados centrales de la antropología física, incorporando novedosas interrogantes y elementos epistemológicos, teóricos, conceptuales y metodológicos. La principal preocupación es explicar la variabilidad humana más allá del cuerpo biológico mismo. Esto quiere decir, abordar las realidades históricas, económicas, políticas y socioculturales que habitan los cuerpos, lo cual requiere de un análisis puntual que permita poner en acción la noción epistemológica fundadora de que no existe un cuerpo biológico sin historia y sin contexto. Por ello en esta línea, se promueve describir y analizar no a la variabilidad humana en sí misma, sino a las relaciones que los actores sociales, (los cuerpos) generan y a partir de las cuales se expresan distintas condiciones biológicas. Tal iniciativa se conduce desde una perspectiva relacional, destacando la relación actor/contexto.

De esta manera, son replanteados los temas tradicionales tales como la evolución, la morfología humana, el crecimiento y desarrollo, la esencia de la forma y el movimiento del cuerpo, la nutrición, la actividad deportiva, la actividad laboral, el cuerpo, la salud, la enfermedad; para ser explicados con novedosas problematizaciones a partir de entenderlos como procesos generados por individuos y colectividades, es decir eventos en acción, desarrollados a lo largo del tiempo en un contexto específico. Esto implica admitir que no sólo se asume o describe la ocurrencia de tales procesos, sino que también se desea explicar cómo y por qué ocurren, desde contextos específicos locales, -como procesos microsociales- pero también reconociendo su imbricada relación con procesos macrosociales, tales como la globalización, el neoliberalismo, transformaciones socioeconómicas que implican una marcada estratificación social y de poder y, en consecuencia, generan movilizaciones y migraciones de los grupos sociales que necesariamente están influyendo, de diversas maneras, en la expresión de sus condiciones corporales, y en el límite, produciendo grupos sociales considerados como vulnerables.

En este sentido, desde un enfoque biosocial, histórico, filosófico y sociocultural, corresponde repensar la tradición de análisis en la antropología física para colocar al cuerpo como objeto explícito de análisis antropológico, añadiendo nuevas interrogantes que encuentren mejores respuestas en una perspectiva teórica, metodológica y epistemológica más incluyente al cuestionar la producción del conocimiento de la disciplina en la exploración del cuerpo desde los diversos niveles que le dan significado a su existencia en momentos y espacios concretos.

Justificación antropofísica

En la última década uno de los temas de interés creciente en la Antropología Física ha sido sin duda la preocupación por el cuerpo como un objeto de análisis susceptible de hacer confluir a numerosas disciplinas. Dentro de este renovado interés consideramos prioritario construir una aproximación pretendidamente antropofísica, esto es, considerando al cuerpo como objeto de estudio antropológico, que dé cuenta de su estatuto ontológico, epistémico y dialéctico dentro de la disciplina. De esta manera se propone desarrollar una mirada incluyente para el estudio del origen y evolución de los grupos humanos, destacado que dicho estudio se debe realizar tomando en cuenta la importante relación con otros dominios de naturaleza filosófica, social, cultural e ideológica, para lograr una mayor comprensión de los procesos de transformación generados en los cuerpos.

Se vuelve la mirada al análisis comparativo de la actividad humana que pone de manifiesto la estrecha relación que existe entre los componentes -estructura morfológica, tamaño y proporciones-, y a las condiciones de vida que presentan distintas demandas de energía tanto para el individuo como para el grupo social al que éste pertenece. De igual forma se impulsa una mirada de largo alcance para hacer comprensible que la reconstrucción de las condiciones de vida de los grupos del pasado debe tener en cuenta el nivel de desarrollo tecnológico y el acceso a los alimentos. Desde este punto de vista, el tema del acceso a los alimentos y a las necesidades creadas social y culturalmente entorno a la formas de alimentación y nutrición, evidencian no sólo representaciones y prácticas de los grupos sino particularmente la desigualdad social, misma que se convierte en una preocupación desde ésta línea con la intención de entender cómo el acceso, disponibilidad y tradiciones respecto las formas de comer de comunidades específicas, constituyen procesos de gran importancia para explicar sus formas de reproducción biológica, social cultural a lo largo de su desarrollo histórico.

Conjuntamente con las preocupaciones tradicionales de la disciplina, se pretende dar espacio a las nuevas formulaciones donde el cuerpo, visto como resultado de procesos ontogenéticos y filogenéticos, es también concebido desde la significación, representación y experiencia. Desde esta perspectiva y concibiendo al cuerpo-sujeto como productor de sentido dotado de intencionalidad e intersubjetividad, abrimos el espacio al análisis de diversos paradigmas relacionados con distintos modos de atención, cuidado, diagnóstico y sanación del cuerpo y sus malestares, reconociendo que tales paradigmas coexisten de manera conflictiva implicado tensión, desencuentro y sobre todo omisión de la salud intercultural. Por esta razón, subrayamos la importancia de la inclusión del enfoque intercultural aplicado en antropología física, redundará en un mejor conocimiento de los procesos que involucra la transformación de los cuerpos vividos en una sociedad y cultura específica, dando con ello particular visibilidad a los grupos indígenas. Estos nuevos intereses ya se están analizando en distintos grupos sociales como niños, adolescentes, mujeres, deportistas, trabajadores y consideramos de enorme importancia ampliar el espectro de los temas de estudio que incluyen a los grupos indígenas entre aquellos considerados vulnerables y cuya presencia en quehacer de la disciplina es aún limitada.

Líneas de especialización

  • Cuerpo forma y movimiento
  • Cuerpo y poder
  • Cuerpo, antropología física y evolución 

Objetivos

  • Contribuir en la preparación académica de antropólogos físicos situados y comprometidos con las realidades actuales consolidando con ello una línea de pensamiento que configure la antropología física crítica a partir de la revisión ontológica, epistémica y dialéctica del cuerpo, analizado las diferentes concepciones del cuerpo, su significado, sus usos sociales y la experiencia vivida que perfilan cuerpos enfermos, en sufrimiento, violentados, alienados, sometidos, torturados disciplinados y diferenciados sexual y genéricamente.
  • Dilucidar el problema de lo local y lo global, toda vez que se reconoce la importancia de los procesos microsociales (lo biológico y lo individual) en relación con procesos macrosociales tales como la globalización, el neoliberalismo, transformaciones socioeconómicas que implican una marcada estratificación social y de poder y en consecuencia, generan movilizaciones y migraciones de los grupos sociales, que influyen de diversas maneras en la conformación y experiencia corporal, y en la expresión de problemas de salud de diversa índole.
  • Impulsar el estudio de la contradicción, el cambio, y la racionalidad implicada en la construcción de saberes y prácticas sobre el cuerpo y la experiencia acerca de su atención, cuidado, diagnóstico y sanación, desde una perspectiva dialéctica e intercultural.
  • Recuperar la dinámica social como eje explicativo de los procesos biológicos humanos, para lo cual es necesario el conocimiento propio de las ciencias sociales.
    Reconocer el papel de la cultura como mediadora entre dicha biología humana y el desarrollo social.
  • Desarrollar teorías y metodologías que permitan avanzar en este enfoque, desde la antropología física.
  • Llevar a cabo investigación de alto nivel con esta perspectiva teórico-metodológica.
  • Promover el estudio de los fundamentos filosóficos sobre el cuerpo desde diferentes aproximaciones realizadas a lo largo de su historia de la disciplina, así como generar alternativas para su estudio, impulsando fundamentalmente el desarrollo de enfoques experienciales y evolutivos.
  • Impulsar investigación en la ética de la investigación del cuerpo desde la antropología física.
  • Desarrollar investigación de los enfoque evo-devo como alternativas a la reflexión evolutiva del cuerpo.
  • Desarrollar el estudio de las relaciones de la forma y el movimiento de los cuerpos, con miradas que conciben a los individuos y a los grupos humanos como parte de un universo no sólo biológico sino eminentemente social y modulado por la cultura.
  • Analizar la adquisición de las habilidades de locomoción en los primeros años de la vida, tanto como su pérdida asociada al envejecimiento, o a las alteraciones producidas por enfermedades, accidentes o actividades ocupacionales.